PEQUEÑO acabado 40 39,95 € En Stock

MEDIANO acabado 55 49,95 € En Stock

GRANDE acabado 70 59,95 € En Stock

EXTRA acabado 85 89,95 € En Stock

bordes estirados

Bordes Estirados / Listo para colgar

Los 3 cm. de grosor de cada lateral del marco van impresos con una pequeña zona de la imagen cercana a los bordes, la cual es estirada para dar una sensación de continuidad de la misma.

stock continuo

Producto en stock / Envío gratuito inmediato

Cuadros prefabricados en cuatro medidas (pequeño, mediano, grande y extragrande), con stock continuo y con un precio reducido para que puedas tenerlo en casa en el menor tiempo posible.



Una auténtica obra de arte

Todos nuestros cuadros son reproducciones digitales de auténticas obras de arte. Las imprimimos sobre los mejores lienzos de algodón 100% del mercado y utilizando la última tecnología de impresión para un acabado impecable. Comprueba las calidades y acabados de nuestros cuadros y te darás cuenta de la auténtica diferencia respecto a nuestros competidores.

Lienzo Algodón 100%

lienzo algodón 100% Sólo utilizamos telas 100% algodón, de los mejores fabricantes, con una densidad de 360gr/m2, para garantizar una imagen lo más real posible a la obra original. Son los mismos lienzos utilizados por los pintores y museos para las reproducciones de sus obras.
La textura del lienzo resalta la obra de arte y se consigue lo más cercano al aspecto de una pintura original.

Impresión Full HD - Fine Art - Giclée

impresion% Imprimimos las obras de arte utilizando la técnica de impresión por Giclée, la mas más avanzada actualmente, lo que permite una resolución, nitidez y colorido insuperables. Utilizamos impresoras gran formato con la más moderna tecnología y tintas ecológicas.

Bastidor de madera fabricado a medida

lienzo algodón 100% Montamos todos nuestros cuadros sobre un bastidor de madera de abeto alistonado de 3 x 3 cm / 3 x 4.5 cm. Esta madera es ideal para la fabricación de bastidores ya que al ser alistonada refuerza el bastidor y evita deformaciones del mismo debido a la tensión del lienzo.
Todos nuestros bastidores son fabricados artesanalmente a mano, uno a uno, a la medida deseada por el cliente. Van reforzados por tensores en las esquinas cortadas en inglete y, junto a su grapado en V y sus barras tensoras para medidas de más de 1 metro, garantizan un bastidor de madera duradero.

Sobre la Obra

Schokko con sombrero de ala ancha (Schokko with Wide-Brimmed Hat) es un cuadro del artista ruso-alemán Alexej von Jawlensky, pintado en 1909. Es una obra impresionista que muestra a una mujer joven, llamada Schokko, sentada en una silla y sosteniendo un abanico en su mano.El retrato de Schokko es muy expresivo y colorido, con trazos amplios y audaces que reflejan la técnica impresionista de Jawlensky. Schokko está vestida con un vestido de color rosa brillante y un sombrero de ala ancha del mismo color, que cubre su rostro. Solo se pueden ver sus ojos grandes y brillantes, que están pintados en un tono azul intenso.Jawlensky se inspiró en las modelos de cabaret y en el ambiente bohemio de la época para crear esta obra, lo que refleja el espíritu vibrante y moderno de la cultura europea en ese momento.


Schokko con ala ancha es una de las obras más icónicas de Alekséi von Jawlensky. Pintada en 1909, la obra representa a una joven con un sombrero extravagante con una larga pluma blanca y un vestido con estampado de flores. La figura está colocada contra un fondo de color amarillo brillante, y el rostro está simplificado hasta los rasgos más básicos.Jawlensky, uno de los miembros fundadores del grupo Der Blaue Reiter, se centró en la pintura de retratos durante gran parte de su carrera, aunque siempre buscaron despojarlos de detalles realistas. Schokko con ala ancha es un buen ejemplo de su estilo de expresionismo abstracto, donde se simplifican los rasgos faciales para resaltar lo esencial de la figura humana.La imagen de Schokko con ala ancha se muestra a menudo como una representación simbólica de la mujer moderna, una figura fuerte e independiente que se atreve a desafiar las convenciones sociales. La obra se encuentra actualmente en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid, donde se muestra como parte de la colección permanente.Si eres un gran fanático del expresionismo abstracto y estás interesado en adquirir obras de Jawlensky, recuerda visitar la tienda de cuadros donde podrás encontrar reproducciones y otros trabajos de este famoso artista. Con esta obra del artista ruso-alemán podrás tener un trozo de historia del arte y belleza en tu hogar.

450101000058

Schokko con sombrero de ala ancha

Alexej von Jawlensky

Public Domain

Expresionismo

Alexej von Jawlensky

Alexej von Jawlensky, en ruso Aleksei Georgievich Javlenski (Kuslowo, 13 de marzo de1867 – Wiesbaden, 15 de marzo de 1941) fue un pintor expresionista ruso que desarrolló su carrera en Alemania. Fue miembro del grupo El jinete azul (Der Blaue Reiter). Era el quinto hijo de una familia de origen aristocrático. A los diez años marchó con su familia a Moscú, donde recibió algunos años de instrucción militar. Su vocación para convertirse en pintor se desarrolló al visitar la Exposición mundial de Moscú en 1880. En 1896 se trasladó a Múnich donde conoció a los artistas también de origen ruso Vasili Kandinski y Marianne von Werefkin. En 1924 formó parte del grupo Los Cuatro Azules con los que realizó varias exposiciones en América y Alemania. El estilo expresionista de Jawlensky se caracteriza por la sencillez de las formas además del tratamiento del color que recuerda el primitivo arte popular de Rusia. Tras la I Guerra Mundial abandonó los contrastes cromáticos y utilizó tonos oscuros y uniformes debido a la influencia del cubismo. Alguna de sus obras destacables son Paisaje de Murnau (1912) y Figuras místicas (1927).

Expresionismo

Con sus colores violentos y su temática de soledad y de miseria, el expresionismo reflejó la amargura que invadió a los círculos artísticos e intelectuales de la Alemania prebélica, así como de la Primera Guerra Mundial (1914-1918) y del período de entreguerras (1918-1939). Esa amargura provocó un deseo vehemente de cambiar la vida, de buscar nuevas dimensiones a la imaginación y de renovar los lenguajes artísticos. El expresionismo defendía la libertad individual, la primacía de la expresión subjetiva, el irracionalismo, el apasionamiento y los temas prohibidos –lo morboso, demoníaco, sexual, fantástico o pervertido–. Intentó reflejar una visión subjetiva, una deformación emocional de la realidad, a través del carácter expresivo de los medios plásticos, que cobraron una significación metafísica, abriendo los sentidos al mundo interior. Entendido como una genuina expresión del alma alemana, su carácter existencialista, su anhelo metafísico y la visión trágica del ser humano en el mundo le hicieron reflejo de una concepción existencial liberada al mundo del espíritu y a la preocupación por la vida y la muerte, concepción que se suele calificar de "nórdica" por asociarse al temperamento que tópicamente se identifica con el estereotipo de los países del norte de Europa. Fiel reflejo de las circunstancias históricas en que se desarrolló, el expresionismo reveló el lado pesimista de la vida, la angustia existencial del individuo, que en la sociedad moderna, industrializada, se ve alienado, aislado. Así, mediante la distorsión de la realidad pretendían impactar al espectador, llegar a su lado más emotivo e interior. El expresionismo no fue un movimiento homogéneo, sino de gran diversidad estilística: hay un expresionismo modernista (Munch), fauvista (Rouault), cubista y futurista (Die Brücke), surrealista (Klee), abstracto (Kandinski), etc. Aunque su mayor centro de difusión se dio en Alemania, también se percibe en otros artistas europeos (Modigliani, Chagall,Soutine, Permeke) y americanos (Orozco, Rivera, Siqueiros, Portinari). En Alemania se organizó principalmente en torno a dos grupos: Die Brücke (fundado en 1905), y Der Blaue Reiter (fundado en 1911), aunque hubo algunos artistas no adscritos a ningún grupo. Después de la Primera Guerra Mundial apareció la llamada Nueva Objetividad, que si bien surgió como rechazo al individualismo expresionista defendiendo un carácter más social del arte, su distorsión formal y su colorido intenso les hacen herederos directos de la primera generación expresionista.